Apulpso Magazine, con el patrocinio de UNICEF- Cuba y la colaboración de Colectivo Más Voces,  convoca a historietistas e ilustradores de todo el país a participar en el Concurso sobre Reducción de Riesgo de Desastres.

Según consta en las bases del certamen, cada autor podrá enviar un máximo de dos historietas de dos páginas cada una o dos ilustraciones en formato físico o digital. Los organizadores aclaran que los trabajos enviados de manera digital —al correo electrónico havana@unicef.org—, deben contar con formato A4 a 300 dpi mínimo de resolución. No existe límite de tamaño en el caso de que el envío se haga por correo postal o se entregue físicamente en la oficina de UNICEF, en Calle 1ra. B No. 15802 Esquina a 158, Reparto Náutico, municipio Playa, La Habana.

Además, los trabajos deben enviarse con título de la(s) obra(s) y datos de su creador (nombre y apellidos, edad, teléfono, correo electrónico y síntesis curricular).

El plazo de admisión vence el 8 de abril de 2018 y serán otorgados tres premios. La historieta o ilustración que ocupe el primer lugar será publicada en la revista digital Apulpso, dedicada a la difusión y el desarrollo del cómic en Cuba. Esta publicación, que se distribuye en el Paquete Semanal desde octubre de 2017 y ya cuenta con seis números, lanza la convocatoria junto a UNICEF para contribuir desde al arte a la educación de las personas en temas realcionados con la predicción, prevención y recuperación tras desastres naturales, conflictos bélicos y otras emergencias como pandemias.

 

Estrategia Internacional para Reducción de Desastres. UNICEF

 

Por otra parte, acciones de esta índole persiguen el objetivo de que los niños conozcan su entorno, sean conscientes de los daños que la naturaleza, por ejemplo, puede provocar a las obras realizadas por el hombre. De igual forma, entiendan que es posible evitar muertes por derrumbes de edificaciones, inundaciones o infecciones, si se conocen sus causas y se aprende a prevenirlas.

Adolescentes cubanos explican el plan de evacuación ante desastres. UNICEF Cuba. 2016. Foto/ López Fesser

En un país como Cuba, continuamente afectado por huracanes, sequías y sismos en la zona oriental, la educación cívica con respecto a los desastres debe ser cotidiana. Según declara en su sitio web, UNICEF ha estado trabajando en colaboración con el Ministerio de Educación, en las comunidades de las provincias centrales y orientales, especialmente vulnerables a estas catástrofes. Como resultado, “más de 14.000 niños, niñas y adolescentes de 128 escuelas han participado en un proyecto de fortalecimiento de su capacidad de enfrentar los desastres. El uso de notas informativas meteorológicas, las artes escénicas o la resolución de problemas de física son ejemplos de las amplias oportunidades que ofrece el contexto educativo para trabajar la temática”.